Buscar Por

Compañero Horacio Zamboni

Este domingo 22 de agosto recordamos al compañero Horacio Zamboni al cumplirse el noveno aniversario de su fallecimiento.

horacio zamboni congreso 2011

Ya casi una década, y sin embargo tan cercana y presente la figura del compañero en todas y todos los trabajadores aceiteros y desmotadores del país, en particular para quienes tuvieron la fortuna de conocerlo.

Podemos imaginarlo sonriendo al contemplar todo lo logrado por la organización gremial conducida por los compañeros en función de las ideas que propugnaba: primero el Salario Mínimo Vital y Móvil según su definición constitucional y legal, pero también la democracia obrera, la asamblea en fábrica, la salud y seguridad laboral, el ejercicio del derecho de huelga como garantía de defensa de todos los derechos y la conciencia de clase como guía y horizonte.

Porque así lo soñaba el compañero Zamboni cuando planteaba que “un día, en la medida en que sigamos adelante con la consigna del Salario Mínimo y Vital, todos van a querer ser como los aceiteros, o ya no importará si son los aceiteros, todos van a querer la justicia que garantiza la Constitución y que sólo se consigue por la movilización general y la unidad de los trabajadores”.

Hoy las compañeras y compañeros que lo conocieron lo recuerdan con emoción y gratitud, reafirmando la solidaridad obrera que, también en sus palabras, “es la garantía de la defensa de lo que hemos conseguido y la perspectiva luminosa de una vida más feliz para todos los trabajadores”. Seguir en este camino es nuestro mejor homenaje.

Prensa FTCIODYARA

Compartimos a continuación un texto que nos acercó su amigo, el historiador Leónidas “Noni” Ceruti, en su memoria.

Este 22 de agosto, se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento del Dr. Horacio Zamboni, el hombre de las mil batallas, de las mil anécdotas.

Solía comentar que cuando en el año 2004 discutían en las paritarias entre los aceiteros de Rosario con los representantes de las patronales, en el Ministerio de Trabajo, les vinieron a decir que no gritaran, que en ese lugar hacía años que no se gritaba. “¡No gritar en una paritaria, entonces no es paritaria!”, reflexionaba entre risas.

En la vida, hay personas que marcan a otros hombres, que son maestros para algunos, que señalan rumbos para muchos, que privilegian lo colectivo a su devenir personal, que dejan discípulos, que se destacan por su personalidad, que sobresalen por ser frontales en el debate de las ideas, que durante su historia mantienen la firmeza en sus posturas ideológicas y políticas. El Dr. Horacio Zamboni reunió esas cualidades.

Fue ante todo, un revolucionario. Sus posiciones políticas fueron claramente anti sistema y por la emancipación de la clase obrera. Se definía como marxista y socialista.

Fue mucho más que un abogado laboralista, fue un militante político y social.

Realizó ensayos de economía, política e historia.

UNA VIDA JUNTO A LA CLASE OBRERA

Desde los trabajadores que empezaban a organizarse, pasando por las agrupaciones obreras de base hasta las conducciones de muchos sindicatos, fueron a su encuentro, a consultarlo, pedir su opinión, orientación.

Siempre impactante, con un discurso atrapante e ingenioso, siempre con nuevos aportes, siempre polémico, siempre frontal, siempre defendiendo los derechos e intereses de los explotados.

Defensor y difusor de la democracia obrera, de las asambleas obreras, de los cuerpos de delegados. Decía y enseñó que los que deben deliberar, decidir y ejecutar son los obreros.

Por eso, no sólo luchó contra los patrones, sino contra todos aquellos que buscaron y buscan sustituir en la lucha a los trabajadores. Su enfrentamiento y cuestionamiento a la burocracia sindical, fue uno de los ejes de su militancia.

Por sus posiciones se ganó enemigos, y los enfrentó.

PALABRAS PARA UN REVOLUCIONARIO

Cuánto aprendimos y seguiremos aprendiendo de vos.

Muchos nos formamos en la militancia con tu ejemplo y tus ideas.

Siempre estuviste junto a la clase obrera y luchaste por sus derechos.

Esa fue tu elección de vida.

Por eso te detuvieron, por eso la Triple A, te condeno a muerte.

Luego, el exilio para seguir peleando.

La lucha y el debate fueron tu vida.

Recordamos tanto tu valentía para plantear tus convicciones en público.

Horacio: Camarada, Amigo, Hermano, siempre estarás en cada huelga, cada conflicto y con nosotros.

Te recordaremos como lo que fuiste, un revolucionario de puño en alto y cantando La Internacional.

“HORACIO ZAMBONI TEORÍA Y PRÁCTICA DE UN REVOLUCIONARIO”.

Por todo lo que hizo y produjo, es que durante años, con un grupo de camaradas y amigos, le insistíamos que debía volcar en un libro, lo que creaba en cada acto de su vida.

Pero, ante la tremenda pérdida, los compañeros Adrián Dávalos, Daniel Yofra y el resto de la Comisión Directiva del SOEAR (Sindicato Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario), su hijo Carloncho, la familia, amigos de toda la vida, como Ricardo Petiso Fernández y Juan Dowling, decidimos recopilar y rescatar sus escritos, sus discursos, sus conferencias.

Y entonces aconteció lo que durante años esperamos y deseamos: apareció el libro, el que escribió, pero que no se había publicado.

Escribió y mucho, por eso hemos recopilado páginas y páginas. Todo eso es lo que volcamos en el libro “Horacio Zamboni Teoría y Práctica de un Revolucionario”.

Un Horacio auténtico nos diría: “Tanto jodieron, acá tienen el libro, imprímanlo y distribúyanlo”.

Leónidas Ceruti.