Buscar Por

Repudio al Decreto 683/18 que involucra a las FFAA en la represión interna

Jueves 26 de julio de 2018 | Desde la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina expresamos nuestro absoluto repudio y profunda preocupación ante la decisión del gobierno nacional de impulsar el retorno de las Fuerzas Armadas a tareas de seguridad interior, área de la que se encuentran apartadas desde el retorno a la democracia. La última vez que los militares argentinos intervinieron en estos términos fue durante la dictadura genocida de 1976.

El Decreto 683/18 publicado este martes en el Boletín Oficial y firmado por el presidente Mauricio Macri plantea una reforma que elimina los límites entre Defensa y Seguridad, desvirtuando el rol de las Fuerzas Armadas y abriendo las puertas a una reedición de la Doctrina de Seguridad Nacional que imperó en nuestro país en la década del 70.

En esos años oscuros, en nombre de la persecución de un “enemigo interno” se cometieron atroces crímenes de lesa humanidad y 30 mil ciudadanos y ciudadanas argentinas fueron desaparecidos por las tres armas. El Estado montó y operó cientos de Centros Clandestinos de Detención en todo el territorio nacional.

Ahora el gobierno del presidente Macri abre esas puertas una vez más. Según el decreto, las Fuerzas Armadas se desplegarán en “objetivos estratégicos” que el texto no detalla. El listado de los mismos será confeccionado por los ministros de Seguridad y Defensa. No hay demasiado espacio para la especulación. Desde el Ministerio de Trabajo de la Nación adelantaron a la prensa que los “objetivos estratégicos” no son otros que represas, centrales hidroeléctricas, nucleares y terminales portuarias, para acallar eventuales protestas de gremios.

Mencionaron específicamente a los compañeros Camioneros, mismo gremio que acaba de ser absurdamente multado por 810 millones por hacer asambleas. Al apriete mediático y judicial contra los dirigentes no alineados con el gobierno le suman la asfixia económica y ahora, la amenaza de la violencia del Estado.

Entendemos que el Decreto se inscribe en un plan sistemático de ajuste, insoportable para la clase trabajadora y el pueblo argentino, que sólo podrá ser aplicado con la represión más dura. Y que el gobierno está planificando avanzar en la misma, intentando darle un marco de legalidad a una intervención que nos retrotrae a las épocas más siniestras del terrorismo de Estado.

Desde nuestra organización gremial reclamamos la plena vigencia de las libertades y garantías democráticas, exigimos la inmediata derogación del Decreto 683/18 y adherimos a la convocatoria de repudio realizada por los organismos de Derechos Humanos a las 17 horas de hoy, jueves 26 de julio frente al Ministerio de Defensa en la Ciudad de Buenos Aires que se replicará en numerosas localidades del país.

Comisión Directiva

Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina

F.T.C.I.O.D y A.R.A.